2 sept. 2011

SENNA - EL DOCUMENTAL


El filme busca funcionar como un drama y lo logra gracias a que la vida y carrera de Senna da todo el material necesario. Uno de los grandes aciertos es que la cinta hace todo lo posible por no caer en la construcción de un santo, de un hombre inmaculado. Lo mejor de Senna fue su compleja humanidad: un tipo que podía tomar una peligrosa curva que implicaba poner en riesgo a otros corredores -para él, parte de la competencia- pero que buscaba incansablemente mejorar las medidas de seguridad; un amante de su familia y de Dios y un seductor empedernido. Un hombre que navegaba entre la arrogancia y la humildad.
Y un héroe necesita tener su némesis, e incluso en eso la historia de Senna se presta con precisión para un drama. Prost es mostrado como un hombre calculador y frío, casi envidioso y protegido por el entonces presidente de la Federación Internacional del Automóvil, Jean Marie Balestre, un personaje oscuro, capaz de alterar el resultado final de las carreras. Es entonces que el filme nos sorprende, cuando la realidad es mejor que la ficción, Prost va al funeral de Senna, carga el féretro, se hace parte de la Fundación Senna para jóvenes brasileños de escasos recursos.
Senna  es un retrato que busca profundizar en las facetas del corredor brasileño. Lejos del formato ¨televisivo¨ del documental, la cinta está hecha completamente con filmaciones de archivos, miles de horas grabadas a las que Kapadia tuvo acceso gracias al apoyo de la familia Senna. Algunas voces en off  -especialmente de Viviane, la hermana de Ayrton- sólo sirven como hilos conductores de una historia que más allá del interés en al Fórmula 1, es interesante y conmovedora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario